Buscar

Cuidados de la Piel Bajo el Sol



Léntigos solares, melasma, epidérmicas, las manchas son de muchos tipos y los expertos, coinciden en que la mejor manera de combatirlas es evitarlas.


Nos quitamos la ropa para tomar el sol, y vemos con sorpresa que tenemos nuevas manchas en la piel. Y es que nos cuesta creernos que estas son una de las consecuencias de las largas exposiciones al sol y que la piel memoriza cada rayo, bueno y malo, que tarde o temprano lo manifiesta.


¿De cuántas formas se manifiestan?


Las manchas cutáneas son alteraciones de la pigmentación originadas por la acumulación excesiva de melanina y salen al exterior en forma de léntigos solares, melasmas y manchas superficiales. Viene a ser algo así como defensa natural de nuestra piel frente al sol.


Léntigos Solares


También conocidos como manchas de la edad , son aquellas que aparecen en zonas expuestas al sol y tienen una forma redonda de márgenes irregulares. Su origen está en relación con la edad o con el exceso de exposición al sol.


Melasma


Se produce por un aumento de la concentración de melanina en la piel. “ Es aquella mancha de origen hormonal que tiene una forma irregular y bordes difusos. Suele aparecer en el labio , la frente o las mejillas y empeora en verano con la exposición al sol”.




Frente al melasma, los objetivos en el tratamiento son dos:

-Despigmentar o aclarar la piel con exfoliación

  • La introducción de la renovación de las capas epidérmicas cargadas de pigmento permite el aclaramiento del melasma. El peeling químico es una buena opción.

-Evitar la síntesis de melanina


Las radiaciones ultravioletas (UV) son el principal estímulo de melanina en la piel. Por este motivo , para evitar la aparición de melasma ,es importante proteger cuidadosamente la piel del rostro con un fotoprotector de amplio espectro ( UVA,UVB e infrarrojos y un FPS 50+) durante todo el año.


Los primeros baños de sol deben ser progresivos y realizarse a horas en las que la radiación sea moderada, es decir, a la primera hora de la mañana y a última hora de la tarde, de esta forma se evitan quemaduras solares, también se aconseja extremar las medidas de precaución con la ingesta de algunos medicamentos, como ciertos antibióticos que pueden pigmentar la piel.


Por último , tras la exposición solar, hay que nutrir y calmar la piel mediante cremas regeneradoras nutritivas, mascarillas de factores de crecimiento epidérmico o de vitaminas.


CCESMI México S. de R.L. de C.V. 

HACEMOS QUE LAS COSAS SUCEDAN!

Facebook

Instagram

Twitter