Buscar

Ojeras



La Hipercromía idiopática del anillo orbitario o comúnmente llamada “Ojera”es una alteración de la coloración de la delicada zona del contorno de los ojos.


En esta área los vasos sanguíneos son más visibles debido a lo transparente y fina que es la piel. La depresión plana debajo del surco de la ojera la hace más visible, ya que la falta de tejidos blandos, hace que la piel del párpado esté directamente en contacto con el hueso orbital que rodea el ojo. La presencia de bolsas de líquidos o grasa, pigmentos y/o toxinas también empeoran su aspecto.


Tipos de ojeras

Vasculares o circulatorias: son de color azul violáceo debidas a una mayor vascularización y dilatación de los capilares cercanos a la superficie cutánea por un drenaje linfático y vascular irregular. Normalmente acentuadas por el cansancio, estrés, consumo de alcohol, tabaco o efectos adversos de medicamentos. Son mas visibles en pieles claras.


Marrones o pigmentarias: Son de color marrón, se intensifican con la exposición al sol, se deben a un mayor deposito de pigmento ( exceso de melanina) en la zona. Las personas con pieles más oscuras son más propensas a sufrirlas.


Factores causantes y agravantes de la ojeras


Hereditarios: Caso de exceso de pigmento en la zona del contorno de ojos por factores genéticos y/o alteración de producción de hierro


Malos hábitos: El cansancio, la falta de sueño, el estrés, la mala alimentación y el uso de ordenadores periodos largos de tiempo fijando la vista, provoca que los vasos sanguíneos se dilaten, mostrando el color azul-violáceo.


Alergias: normalmente respiratorias empeoran o producen ojeras al provocar la congestión de los vasos alrededor de los ojos por ejemplo en caso de asma, aunque también en caso de conjuntivitis por lo cual su tratamiento para por tratar la alergia , bajo criterio médico, por colirios específicos y/o antihistaminicos orales. Los pacientes con procesos irritativos crónicos (como eczemas en dermatitis alérgicas o e contacto) de la piel de la zona, tienen mayor predisposición a desarrollar o empeorar el aspecto de las ojeras.


Enfermedades: Hipertiroidismo (mayor liberación de hormona adrenocorticotropica), problemas cardiacos, circulatorios, renales, inmunológicos, amiloidosis primaria, dermatitis atópica (presencia de hiperpigmentación por constante rascado del área), liquen plano o lupus eritematoso (padecen alteración en la capa basal de la epidermis).


Medicamentos: como bimatropost o cloroquina, aparecen a los 3 – 6 meses de uso y desaparecen tras 3 – 12 meses tras suspenderCambios


Hormonales: En el embarazo, durante la menstruación o tras la menopausia al causar una mayor retención de líquidos.


Recomendaciones preventivas


Dormir al menos 8 horas y siempre descansar boca arriba para que la sangre circule mejor. Llevar una alimentación equilibrada, evitar excesos de sal (ya que aumenta la retención de líquidos), beber agua al menos 1.5 litros al día, para mantener una buena hidratación de la piel. Limitar el consumo de tabaco, alcohol y café. Realizar actividad física al menos 3/semana. Evitar el estreñimiento.


Protocolo de tratamiento en caso de ojeras


Higiene: La higiene de párpados mañana y noche, y tonificado con loción descongestiva.


Tratamientos específicos: Se utilizarán en la zona en que se presenta la ojera. Preferentemente en textura cremigel o serum en gel, que refuercen la vascularización y estimulen a circulación , con acción despigmentante en caso de ojeras marrones, hidratantes antioxidantes y descongestivos. Eso sí, son tratamientos a largo plazo, se requiere al menos un mes para ver resultados. Hay que se contante y aplicar el producto por la mañana y noche. Muy útil es el uso de antifaces, compresas frías mascarillas o parches descongestionantes.


Protección solar: Utilizando productos específicos para la zona del contorno de ojos, ya que la radiación UV estimula la producción de melanina, lo que oscurece las ojeras. En caso de exposición al sol siempre se Eben llevar gafas y sombrero.


Maquillaje correctivo: como son los correctores e iluminadores más claros que el tono de la base de maquillaje, que se deben fijar con polvos traslúcidos.


Complementos alimenticios vía oral: Para disminuir los factores agravantes, como son los antioxidantes, drenantes, productos que mejoran la microcirculación sanguínea y terapias detoxificantes que eliminan toxinas.


Tratamientos médico-estéticos: En caso de no obtener resultados con los puntos anteriores, hay alternativas bajo supervisión médica como son las infiltraciones de ácido hialurónico, IPL y otros de láser, la blefaroplastia transconjuntival (en caso de depósitos de grasa), el drenaje linfático manual, la mesoterapia, los despigmentantes tópicos como la hidroquinona, el ácido retinoico y los peelings químicos.

CCESMI México S. de R.L. de C.V. 

HACEMOS QUE LAS COSAS SUCEDAN!

Facebook

Instagram

Twitter